La educación elemental en finanzas ha sido introducida en el sistema educativo en segundo ciclo de primaria y en secundaria. Entre 2005 y 2007, la OCDE y la Comisión Europea se pronunciaron sobre la necesidad de formación financiera, comenzando por la escuela, y en 2008 el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores lanzaron el primer Plan de Educación Financiera, elaborando una propuesta de contenidos en la materia.