Lugar de la noticia: 
Bilbao

Derio recogerá el testigo de Yakarta y del 15 al 24 de julio de 2017 acogerá la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina, que reunirá a más de 600 delegados de los cinco continentes. Durante diez días, evaluarán el estado de su lucha para que la alimentación sea un derecho y no negocio, fijándose nuevas metas.

En la víspera del Día de la Lucha Campesina que se conmemora hoy, EHNE Bizkaia presentó ayer, en el Museo de Reproducciones de Bilbo, a agentes políticos, sociales y sindicales los grandes ejes de la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina (LVC). El veterano Paul Nicholson calificó de «ilusionante» el reto al que se enfrentan, incidiendo en que los previos de esos encuentros son igual de importantes que la propia cita de julio de 2017.

A quien se le considera uno de los «avales» para que la reunión de ese movimiento internacional se celebre en Euskal Herria, recordó la criminalización que padecen los cerca de 200 millones de agricultores que luchan por cambiar el «modelo explotador» que ha instaurado el capitalismo neoliberal en todo el mundo. Especial mención hizo Nicholson a las muertes de defensores de la tierra como la hondureña Berta Cáceres, varios militantes del MST brasileño y de otros en Colombia e India. Las situó en el contexto de «una estrategia neoliberal que persigue la privatización de la tierra y de la fauna».

Durante las diez jornadas que durará la VII Conferencia Internacional –que tendrá como sede el hotel-seminario de Derio, con actividades en sus alrededores– se evaluarán los resultados de las estrategias implementadas desde las anteriores citas y se fijarán las líneas estratégicas del movimiento creado en 1993 para defender la agricultura sostenible a pequeña escala como un modo de promover la justicia social y la dignidad, al tiempo que se opone a los agronegocios y las multinacionales que «están destruyendo los pueblos y la naturaleza».

Además, se abordarán los impactos del acaparamiento de tierras, la «economía verde», el agronegocio, las transnacionales y las políticas neoliberales en la soberanía alimentaria; la tierra, el agua y las semillas. En Derio buscarán también nuevos modelos alternativos que contribuyan al buen vivir de las personas y a frenar fenómenos como el cambio climático y las migraciones.

Soberanía alimentaria práctica

Cómo avanzar en la práctica diaria hacia la soberanía alimentaria será uno de los ejes de trabajo en Derio, así como también la forma de implicar y concienciar a la población en general de que la construcción de la soberanía alimentaria no es responsabilidad solo del campesinado sino de toda la sociedad

«El proceso de las alianzas –explican desde EHNE Bizkaia– debe dar prioridad a la articulación entre consumidores y productores, con los sindicatos, académicos comprometidos con nuestro proceso, con movimientos sociales reforzando su vertiente internacionalista para compartir experiencias de lucha contra las transnacionales, los ‘agro’ e hidronegocios, los tratados de libre comercio».

Para ello, pretenden lograr el apoyo de los gobiernos en favor de políticas que promuevan la soberanía alimentaria y explorar nuevas formas de incidencia en foros como la ONU, FAO o Consejo de Derechos Humanos.

Videoclip con el grupo En tol Sarmiento e Inés Osinaga

Además de las principales líneas de debate de la VII Conferencia Internacional de LVC, ayer se presentó en Bilbo el videoclip y la canción que se ha elaborado para acompañar las actividades que se programen. La letra de ‘‘Erein landatu zabaldu’’ es del escritor Joseba Sarrionaindia y está interpretada por el grupo de Errioxa En tol Sarmiento con la colaboración de Inés Osinaga.

En junio, según avanzó Unai Aranguren, tienen previsto organizar una jornada que sirva de «acercamiento» entre la agricultura y la pesca. En noviembre, otra dedicada a las políticas públicas, partiendo de lo local para ver cómo se puede avanzar hacia una soberanía alimentaria plena.

En julio de 2017, se está barajando la posibilidad de convocar una marcha desde Derio a Bilbo que visibilice las reivindicaciones de LVC. Asimismo, se preparan conciertos y otras actividades culturales, amén de visitas de campo e intercambios entre baserritarras locales y otros venidos de diversos puntos del planeta. A.G.

GARA