La pobreza energética es la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 20º C en invierno y 25º C en verano). Las causas que generan esta precariedad energética son diversas: bajos ingresos del hogar, calidad insuficiente de la vivienda, precios elevados de la energía, precios elevados de la vivienda, etc. Sus consecuencias en el bienestar son también variadas: temperaturas de la vivienda inadecuadas, incidencias sobre la salud física y mental (incluyendo mortalidad prematura de ancianos), riesgo de endeudamiento y desconexión del suministro, degradación de los edificios, despilfarro de energía, emisiones, etc.

Contexto Europeo

El Comité Económico y Social Europeo aprobó en 2011 un dictamen sobre “La pobreza energética en el contexto de la liberalización y de la crisis económica” (Diario Oficial de la Unión Europea de 11 de febrero de 2011) en el que se propone tener en cuenta la pobreza energética a la hora de elaborar cualquier propuesta de política energética y se afirma que mejorar la eficiencia energética en la construcción es un aspecto clave para abordar la pobreza energética, considerándola una nueva prioridad social que necesita apoyo a todos los niveles. Por otro lado, según la FAO, la mitad de la población mundial depende de fuentes de energía de baja calidad basadas en la biomasa, como madera o los residuos de cultivos o de ganado, para satisfacer sus necesidades domésticas, (fundamentalmente cocinar y calentar el hogar), y se señala que reducir la ‘pobreza energética’ ha sido reconocido como el Objetivo ‘faltante’ de Desarrollo del Milenio. Estos desarrollos ponen de manifiesto que los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero necesitan alcanzarse mejorando al mismo tiempo la cantidad y calidad de servicios de la energía que los hogares, sobre todo los más pobres, reciben en la actualidad.

La situación en España

En España no se ha realizado aún un estudio completo de pobreza energética, si bien estadísticas disponibles indican que un 10% de la población española es incapaz de mantener su vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos (Encuesta de Condiciones de Vida 2007 del Instituto Nacional de Estadística), siendo las comunidades autónomas de Canarias, Murcia, Extremadura y Galicia las más afectadas de acuerdo con este indicador. La Comisión Europea ya ha empezado a incluir el concepto de pobreza energética a la hora de orientar sus políticas energéticas y de protección de consumidores. De esta manera, las Directivas 2009/72/CE y 2009/73/CE del mercado interior de electricidad y gas obligan a los Estados Miembros a desarrollar planes para abordar esta temática. Dicha trasposición está pendiente en España si bien Cataluña lo ha incorporado en su planificación energética para 2015.

La Asociación de Ciencias Ambientales, trabaja para promover tanto estudios sobre la pobreza energética existente en España y en otros lugares del mundo, como para combatirla fomentando las políticas de eficiencia energética en viviendas, así como concienciando a la sociedad sobre la existencia de dicha problemática y cómo resolverla

Información de interés

Para saber más acerca de la pobreza energética, sus implicaciones y su importancia:

  • Dictámen elaborado por el Comité Económico y Social Europeo sobre ‘La pobreza energética en el contexto de la liberalización y de la crisis económica’, documento en el que se ahonda en el concepto de la pobreza energética y se profundiza en el argumento de que la mejora de la eficiencia energética en los edificios es un aspecto clave para abordarla. Por otro lado, destaca la importancia de incorporar, la pobreza enérgética en el diseño y desarrollo de
  • Estudio sobre la ‘Pobreza energética en Hungría: Una primera evaluación’ desarrollado, entre otros, por Sergio Tirado, investigador doctoral en Center for Climate Change and Sustainable Energy Policy (3CSEP) -Central European University (Budapest)- y vicepresidente de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), es resultado del proyecto de investigación que está llevando a cabo en Hungría. El estudio muestra datos reveladores sobre la situación existente en Hungría, realizando una aproximación sobre la extensión y la naturaleza de la escasez de combustible y ayudando a entender el papel que juegan tanto las empresas de servicios públicas como los gobiernos central y local.
  • Directivas  2009/72/CE y 2009/73/CE, del mercado interior de electricidad y gas. Ambas directivas obligan a los Estados Miembros a desarrollar planes para abordar la pobreza energética.
  • Blog de la Red de trabajo sobre la pobreza energética en Europa, ‘EU Fuel Poverty Network’. El blog, creado por Harriet Thomson, fundador de la red, se ha creado para fomentar el conocimiento sobre la pobreza energética en los Estados Miembros de la Unión Europea. Sus publicaciones son difundidas en la red social Twitter a través de @FuelPoverty_eu

FICHAS DIDÁCTICAS

Fuente:  Asociación de Ciencias Ambientales