Lugar de la noticia: 
Pamplona

En respuesta a la carta de Uxue R. Zuasti Contraste de noticias, veo que tiene razón. La economía muchas veces está por encima de las decisiones personales, familiares, sociales y políticas. Lo va dirigiendo todo. Pero no hay que olvidar que todos somos parte de esto: ahora parece que la crisis estadounidense se ha resuelto en parte con medidas que incentivan el consumo de los ciudadanos de a pie.

Desde la economía solidaria nos hemos dado cuenta hace mucho de esta hegemonía compartida. Y hemos cogido el toro por los cuernos y nos hemos puesto manos a la obra para crear nuevas alternativas y herramientas. El dinero no es el enemigo, el dinero es uno de los medios que podemos utilizar.

Hay una perversión del vocabulario: lo que antes se llamabaparo ahora se llama empleo , pero en verdad es lo mismo: puestos de trabajo inestables, sin poder conciliar vida laboral y familiar, con sueldos que rozan la indigencia (el 10% de los navarros en 2006 según el INE, que se dice pronto), con empresas que no tienen en cuenta al trabajador.

Cajas de ahorro que año tras año devuelven menos cantidad de dinero a la sociedad, pero lo decoran con campañas de tal calibre que parece que todo lo que realizan es a nuestro favor. Bancos que publicitan productos financieros éticos y cuando los solicitas nadie sabe cómo utilizarlos ni dónde están… ¿Se les ha ocurrido preguntar en su oficina en qué está invertido su dinero? Hagan la prueba.

Comercios cada vez más grandes e impersonales, sin luz natural, sin atención personal (grandes espacios con una o dos dependientas cobrando un sueldo ínfimo, trabajando en festivos…), con ropa made in China, in Camboya, in India . ¿No huele esto a trabajos aún peor pagados, a países donde sabemos que no se cumplen los mínimos derechos humanos, a trabajo infantil, a explotación de norte a sur?

Pero quiero contestarle a Uxue queotra economía es posible . Y que en los locales de IPES (C/Tejería 28) los martes de 5 a 7 se puede conocer y ahorrar en la banca ética FIARE; que existen 87 puntos de distribución de productos ecológicos y de comercio justo en Navarra, recogidos en un callejero; que existen empresas que promueven la inserción de personas con menos recursos para encontrar empleo y que podemos consumir sus productos: por ejemplo en San Jorge está Eurolan, una tienda de papelería y fotocopias, o los Traperos de Emaús, que acaban de celebrar su 35 aniversario recogiendo voluminosos y gestionando las tiendas de segunda mano.

¿Y en vacaciones? Propongo el turismo responsable y asistir a las jornadas internacionales que sobre este tema se van a celebrar convocadas por REAS Navarra en el Museo de Navarra del 12 al 14 de febrero.

Y hay muchas otras alternativas a nivel local y mundial, que se recogen en www.economíasolidaria.org . La economía es importante y vale la pena caer en la cuenta… y ser los protagonistas.

Marta Oroz García