Por Jordi Estivill

Una buena noticia recorre la península ibérica. Se ha creado la Red Portuguesa de la Economía Solidaria (RPES). Hace aproximadamente un año, en un encuentro celebrado en Chaos, pequeña aldea situada en el centro de Portugal, Rogerio Roque Amaro, profesor del ICSTE, universidad en la que desde hace más de diez años existe un doctorado de economía social y solidaria, lanzó la idea de  crear una red de economía solidaria en Portugal. Después de una primera sorpresa, el reto lanzado fue recogido por un conjunto de personas y organizaciones que se coordinaron para materializar dicha idea.

 El 7 de Agosto de este verano se llevó a cabo la asamblea fundacional en Chaos donde desde hace muchos años se desarrolla una de las experiencias más interesantes de la economía solidaria de nuestro vecino país. En esta reunión, los miembros fundadores adoptaron diferentes decisiones: elaborar un manifiesto y un logotipo, crear unos grupos de trabajo, difundir el proyecto, adoptar unos criterios de entrada, que han sido discutidas y mejoradas. Una Comisión Coordinadora  ha preparado la asamblea general que ha tenido lugar este 17 de octubre.

El Manifiesto evoca la tradición autogestionaria de muchas experiencias surgidas antes, durante y después de la revolución de los claveles y la utilización del concepto de economía solidaria en las Azores en la década de los ochenta del siglo pasado. Después de un rápido panorama sobre la crisis actual, este documento explica la reacción de variados grupos en Portugal que se van definiendo bajo una economía solidaria, definida como aquellos procesos formales e informales de producción, intercambio, consumo, distribución y generación de rentas que conjugan economía con solidaridad, perspectiva ecológica, diversidad cultural, reflexión crítica, democracia participativa y desarrollo local. El Manifiesto determina los objetivos de la Red alrededor de 1) definir y reforzar su identidad, 2) afirmar y promover su reconocimiento en la sociedad, 3) reforzar y capacitar a sus organizaciones y grupos, 4) diversificar su base de conocimiento, 5) promover su interrelación con otras redes y su internacionalización.

 Por ahora la Red Portuguesa integra cooperativas, asociaciones y IPPS, profesores de tres universidades y personas activas de la economía solidaria. Su pluralidad ideológica, geográfica y cultural es clara y también lo es, su voluntad de seguir ampliando su base social.

Una semana más tarde de su fundación, una amplia delegación de esta Red, más de veinte personas, se trasladaron a Barcelona para participar con un stand en la IV Fira de l’Economia Solidaria de Catalunya, en el que mostraron sus productos y servicios. Acogidos solidariamente, su presentación de la Red Portuguesa y algunas de sus experiencias y el animado debate posterior han permitido constatar cuan cerca están las realidades periféricas de la economía solidaria de la península ibérica y el interés e importancia de una colaboración futura que podría articularse alrededor de un congreso ibérico de la economía solidaria.

AdjuntoTamaño
MANIFEST_Catala.pdf49.75 KB