Lugar de la noticia: 
Argentina
La Campaña de Ropa Limpia cuestiona que el nuevo estándar de Comercio Justo para la Industria Textil lanzado el 22 de marzo por Fairtrade no beneficiará a los trabajadores. 

ComunicaRSE adelantó el lanzamiento de un nuevo proyecto sobre estándares textiles Fairtrade que certificará todos los actores de la cadena de suministro. El lanzamiento de los Estándares Textiles Fairtrade se prevé para 2016 pero ya se difundieron las primeras críticas.

Las principales críticas de la Campaña de Ropa Limpia incluyen:

1. El sistema de etiquetado no  es el adecuado para esta industria:

El estándar de Comercio Justo para la Industria Textil (Fairtrade Textile Standard), desde el enfoque del producto y la marca, se limita a ciertas cadenas de suministro de la empresa afectada y no cubre todas sus actividades de negocio. La Campaña de Ropa Limpia considera que los problemas de la industria sólo pueden resolverse si las empresas cambian de forma integral su comportamiento corporativo y si hay un enfoque sectorial para abordar las causas fundamentales subyacentes que conducen a violaciones de los derechos humanos. La norma no aborda los retos en la industria textil e incluso pone en riesgo el proceso al ralentizarlo. El enfoque de la etiqueta en el producto es problemático, ya que permite a las marcas crear un producto de "comercio justo" en una cadena de suministro en particular mientras que el resto de las operaciones se manejan como de costumbre.

2. El estándar desvía a las marcas de su responsabilidad

El nuevo estándar es bastante amplio, pero no se sostiene en marcas responsables de respetar las condiciones de trabajo decente, y no garantiza que a todos los trabajadores involucrados en la fabricación se les pague un salario digno. La norma incluye requisitos complejos y costosos para las fábricas, pero no exige a las marcas comprometerse a un cambio real en términos de sus prácticas de compra.

3. Un estándar que depende de inspecciones y certificación es peligroso

Para cualquier estándar son cruciales sus mecanismos de ejecución y de evaluación. Fairtrade International basa su evaluación casi por completo de la auditoría social, a pesar de que esto ha demostrado repetidamente fallas en evaluar las prácticas de trabajo. Fairtrade International quiere implementar el estándar con los programas de apoyo. Con el fin de tener realmente influencia y hacer frente a los retos de largo alcance, es necesario un esfuerzo mayor y a largo plazo. No queda claro cómo tales programas serían financiados en el largo plazo.

4. Etiquetar una prenda como "comercio justo" sin tener que pagar un salario digno es inaceptable y engaña a los consumidores

El estándar permite un período de aplicación de seis años para alcanzar un salario digno. La norma prevé que la dirección de la fábrica tiene que firmar un plan de implementación con los representantes de los trabajadores. Pero si la carga de la aplicación de un salario digno es responsabilidad únicamente del proveedor, se puede dilatar esta decisión para no impactar en el precio del producto y perder compradores. Etiquetar una prenda como 'comercio justo' antes de garantizar un salario digno es inaceptable para la Campaña.