La crisis del capitalismo es un tema central en este Foro. También lo son las alternativas al mismo. Crisis definidia como “una sobreproducción, tradicional del capitalismo”, según Walden Bello, influyente economista filipino de la organización Focus on the Global South.

[Jordi Calvo Rufanges - Blog Jarabe Auténtico] Mientras hay quien ve como una oportunidad la actual crisis, para avanzar hacia un modelo nuevo, ahora que el capitalismo está tan desprestigiado, no faltan los que ven con recelo una crisis que creen que puede aprovechar la derecha, para hacerse con el control total del sistema. Se teme que en vez de aplicar políticas sociales, se desregule todavía más el mercado laboral, aumentando la desprotección de los empleados por cuenta ajena.

Es decir, la crisis es percibida entre los activistas del FSM, más que como una oprtunidad, com un reto, en el que los altermundistas piensan que deben trabajar duro, para que el resultado no sea peor de lo que ya conocemos.

La alternativa de la que más se habla en las decenas e incluso cientos de actividades dedicadas a la crisis del modelo económico, es la de volver a la economía real, a la productiva, a la que genere empleo, a la que priorice el trabajo sobre las finanzas.

La apuesta que más adeptos tiene en el FSM es la economía solidaria. Como asegura Nelsivaldo Bargas, economista de la UFPA, “dentro de una economía no capitalista, son las autogestiones entre consumidores y productores, la producción y el consumo racionales, las que harán posible una economía, planificada, que cubra las necesidades de la población, sin caer en la sobreproducción del capitalismo”.

Sin embargo, parece que la economía solidaria, de la que existe un buen número de experiencias, encuentra algunos problemas prácticos a su desarrollo, en tanto en cuanto forma parte de un sistema económico global no solidario.

Pedro Oliveira, de la CNBB, se cuestiona si “la aplicación de una moneda local en una economía solidaria, basada en el trueque de productos y servicios, sería capaz de cubrir las necesidades de los 190 millones de brasileños”.

La moneda local o social se aplica por ejemplo en algunas comunidades de la provincia de Córdoba (Argentina), con el nombre del Patacón. Algo muy diferente en concepto, que no en nombre, de la propuesta de Joao Pedro Stedile, del MST (Movimiento de los Sin Tierra), de tener una moneda común en toda Latinoamérica, llamada “maíz, como homenaje a nuestra relación con la madre tierra”.

Economía solidaria local o global, integración de mercados o autogestión de la economía a nivel comunitario, son las principales cuestiones en términos de alternativos al modelo actual, para las que se sigue buscando respuesta entre los altermundistas. Una respuesta de consenso, que para eso estamos en el FSM.