Lugar de la noticia: 
Artieda - Navarra

Crónica del XVIII Encuentro de la Red Ibérica de Ecoaldeas, por Irene Huertas Martín para "El Salmón Contracorriente"

Una interesante decimoctava edición del Encuentro de la Red Ibérica de Ecoaldeas (RIE) ha tenido lugar este último fin de semana de agosto en Artieda (Navarra). En esta pequeña localidad funciona desde hace 1 año un proyecto colectivo de co-housing llamado Arterra Bizimodu, que pretende ser un laboratorio de iniciativas de autogestión y transformación social bajo el lema de: ’Otro mundo no solo es posible, sino necesario’.

El antiguo hotel en el que se emplaza el proyecto ha servido en estos días para albergar el Encuentro Anual de la RIE, un espacio de intercambio de experiencias de las diversas ecoaldeas de la península, así como de propuestas de modelos alternativos de desarrollo.

Más de 50 talleres, conferencias y actividades lúdicas y culturales se han ido sucediendo a lo largo de estos 3 días, ofreciendo alternativas de estilos de vida más comunitarios y sostenibles con el medio ambiente. Se han planteado alternativas de organización como la Sociocracia, sistema de autogobierno y toma de decisiones en el que está basado el proyecto de Arterra Bizimodu. Se han introducido metodologías innovadoras de gestión de proyectos que favorecen una cultura más sostenible y humana, como el Dragon Dreaming, y se han aportado al encuentro herramientas comunitarias de cambio, como la Facilitación, o modelos económicos colaborativos, como la Economía del Don. También ha sido posible conocer aspectos más prácticos de implementación y gestión de ecoaldeas, como la bioconstrucción, la permacultura o las posibles estructuras legales que pueden dar cobertura a un nuevo asentamiento.

Pero, sin duda, uno de los valores más destacables de los encuentros de la RIE, son los lazos y alianzas que se establecen entre las personas que año tras año comparten sus propuestas, ilusiones y aprendizajes, sirviendo a su vez de inspiración a quienes comienzan ahora el camino hacia la consciencia y la coherencia personal.

Algunas de las ecoaldeas que han participado en este evento, aparte de la anfitriona Arterra, han sido: Amalurra (Cataluña, Granada y Bilbao), Los Portales (Sevilla), Lakabe (Navarra), Cortijo Los Baños (Almería), Valdepiélagos (Madrid) o El Molino de Guadalmesí (Cádiz). Unas se asientan sobre antiguos pueblos abandonados, otras sobre cimientos más sólidos. Unas trabajan más la espiritualidad, en otras sus miembros son más heterogéneos. Algunos proyectos son de transición y completamente compatibles con actividades económicas en la ciudad y otros requieren un mayor compromiso personal. Para entender mejor su funcionamiento, la mayor parte de las iniciativas se pueden visitar e incluso admiten voluntarios/as durante periodos temporales largos. Otra forma de acceso es a través de los cursos que ofertan cada una de ellas sobre bioconstrucción, agroecología, desarrollo personal, creación de una ecoaldea, formas de comunicación no violenta, etc.

Resulta bastante sugerente el trabajo con sueños que se lleva a cabo en Los Portales o los cursos de Dragon Dreaming que desarrolla El Molino de Guadalmesí. También admite visitantes la ecoaldea con más proyección internacional de la RIE: Tamera, en Portugal, en la que se invita a los/as voluntarios/as a conocer su forma de vida profundamente comunitaria a través del amor libre y de una propuesta de paz a largo plazo para toda la humanidad.

Toda la información sobre las diversas iniciativas ecoaldeanas, así como de las actividades que lleva a cabo la RIE, se pueden encontrar en su página web. En ella, además, se especifica la fecha de constitución, el número de personas que componen cada comunidad, la situación geográfica, su vocación y la posibilidad de incluir nuevos miembros.