Por Laura Martínez de Intermón Oxfam para La Gran Época

¿Cuando acudes a una tienda para adquirir una prenda o un complemento, aparte de fijarte en el color, en la calidad del tejido, en el precio… te paras a pensar en las personas que han confeccionado esa prenda y en las condiciones laborales en que ha sido fabricada?

A través de la figura de Anjali Tapkire, una mujer, madre y esposa india vamos a ver lo relevante que puede llegar a ser para la vida de personas y familias que nosotros elijamos nuestra vestimenta dependiendo de si procede o no del Comercio Justo.

Pero antes de empezar debemos formularnos dos preguntas clave: ¿qué es el Comercio Justo y por qué es tan significativo?

La respuesta es breve: se trata de un sistema alternativo al comercio tradicional que lucha contra la desigualdad. y garantiza al consumidor que está adquiriendo un producto elaborado bajo condiciones de trabajo dignas.

Gracias a él, Anjali y otras mujeres indias han logrado escapar del rígido sistema de castas, recuperar su autoestima y superar una vida marcada por la marginación extrema y el analfabetismo, para vivirla con la dignidad que merecen. ¡Te invitamos a conocer su historia!

La historia de Anjali Tapkire está unida a la de la misionera española Isabel Martín y al nacimiento de Creative Handicrafs, una cooperativa india que elabora productos textiles y artesanías según los principios del Comercio Justo.

Sus caminos se unieron en 1984, cuando Isabel Martín creaba esta organización destinada a la reinserción social y laboral de las mujeres desfavorecidas de las barriadas de Mumbai, los conocidos slums.

Creative Handicrafs está situada en Andheri, en Mumbai (India), y es una pieza clave para mejorar las condiciones socioeconómicas de la mujer. No olvidemos que en este país las mujeres son un colectivo desfavorecido y vulnerable. De ahí la importancia de la cooperativa para luchar contra la discriminación por cuestiones de casta, sexo o religión, y el enorme logro de empoderar a la mujer y poder transformar su calidad de vida. 11111111111111111111111111111

Oxfam-2

© Laura Martínez Peralta. Oxfam Intermón / Trabajadoras de Creative Handicrafts, cooperativa de Comercio Justo de textil y artesanía de Mumbai.

Hasta los 18 años, la vida de Anjali era la que se podía esperar dentro de un slum, pues la habían casado y había tenido que dejar los estudios para pasar a ser ama de casa. Su futuro carecía de oportunidades.

Pero llegó el momento del cambio. Empezó a trabajar en Creative Handicrafts y fue una de las primeras en sumarse a esta iniciativa.

Aunque no sabía de costura, su primera labor fue coser bolsos a máquina. Y es que precisamente uno de los fundamentos de la cooperativa es contratar a personas que carecen de formación para ofrecérsela e instruirlas como artesanas, fortaleciendo sus capacidades y posibilitando que crezca su autoestima, al mismo tiempo que se las hace económicamente independientes y se posibilita así que sus hijos e hijas puedan disfrutar de una adecuada educación.

Anjali, que ahora tiene 51 años, nos dice: “les mostramos nuevas oportunidades profesionales. Si vemos que esa mujer tiene alguna habilidad de la que podría sacar algo, intentamos educarla en ese aspecto”.

Después de aprender a coser, empezó a elaborar muñecas, peluches, cojines y muchos otros objetos, y así comenzó a afianzarse la transformación de su día a día.

Con la ayuda de los microcréditos de la cooperativa consiguió dejar atrás la estructura de cartón y plástico que hacía la función de vivienda y pudo comprarse una casa con mayor solidez.

Tenía sus propios ahorros, y a la edad de 40 años emprendió sus estudios universitarios de psicología para doctorarse unos años después.

Aquella joven de 18 años que había comenzado a trabajar en esa organización de nueva creación, que vivía en un slum de Mumbai, entre chabolas, sin acceso a agua potable, electricidad, letrinas o centros sanitarios, había logrado la independencia económica necesaria para disfrutar de una vida digna y educar a sus hijos. En sus palabras: “todo lo que tengo ahora, todos los aspectos de mi vida y mi personalidad son gracias a Creative Handicrafts. Empecé con la hermana cuando no sabía nada. Empecé con ella solo para ganar dinero, pero lo que tengo ahora es mucho más”.

Si se desconocen realidades como que los hombres no tengan empleo pero tampoco permitan a las mujeres trabajar (porque consideran que pueden estar en casa y tener hijos, pero no salir a la calle) o que sea una práctica habitual casar a las hijas a edades muy tempranas, no se entienden las oportunidades que la cooperativa está generando para la mujer india: que se valore a sí misma, que se sienta capaz, que logre su desarrollo personal y tome las riendas de su propia vida.

En esta línea, Anjali nos revela algo que puede ayudarnos a comprenderlo mejor: “La independencia de la mujer depende de si puede vivir con el dinero que gana. Si gana algo de dinero puede tomar cualquier decisión de su vida, puede pensar en sus hijos”.

Y reconoce que “gracias a creative Handicrafts ha habido un cambio financiero muy grande en nuestras vidas. Antes de entrar aquí yo no tenía dinero. Solo mi marido ganaba algo. Tras empezar aquí, con el dinero que ganábamos los dos, podíamos darles una buena vida y educación a nuestros hijos”.

Sin esta organización de Comercio Justo, Anjali no habría alcanzado su plena autonomía. Ella, como otras mujeres indias, no hablaba hindi, y aprenderlo fue definitivo para poder desplazarse sola.

El antes y el después se evidencia también en su viaje a España en el 2010, como presidenta de Creative Handicrafts, para recoger junto a Isabel Martín el Premio Internacional Príncipe de Viana de la Solidaridad en su primera edición, concedido a dicha organización para reconocer su labor.

Pero también se evidencia en aquellas mujeres que, como Anjali, no sabían coser, pero que hoy en día son capaces de planificar los pedidos y calcular los costes o tiempos de fabricación, y que al igual que ella tienen formación superior y desempeñan cargos de gestión dentro de la cooperativa.

Sin duda, se trata de un ejemplo inspirador que testimonia el efecto catalizador de las cooperativas y entidades dedicadas a producir artículos de Comercio Justo.

Desde el 2001 la organización también cuenta con el proyecto Asli Foods que dirige la propia Anjali, pensado para que aquellas mujeres que no son hábiles con la costura y los textiles no se queden aisladas y también tengan su oportunidad.

Mediante esta iniciativa, se ofrecen servicios de comida y catering a los barrios de oficinas de Mumbai.

Asimismo, el trabajo de la organización se extiende a otro colectivo igualmente indefenso, el de los niños y niñas, y gracias a los ingresos del Comercio Justo puede desarrollar programas que les permiten acceder a educación o a centros de desarrollo infantil que atienden las necesidades de aquellos pequeños que viven en la mendicidad, logrando que los beneficios del Comercio Justo no solo lleguen a ciertos hogares, sino que se extiendan por toda la comunidad.

Puedes profundizar sobre el Comercio Justo descargándote la guía gratuita Todo lo que necesitas saber sobre el Comercio Justo, elaborada por Oxfam Intermón, y conocer las características que identifican a este sistema alternativo al tradicional así como asegurarte de que tus compras sean éticas. ¡Apuesta por un consumo responsable, apuesta por el Comercio Justo!