La red de redes de economía social y solidaria (Reas RdR) presenta los resultados de 2015 de la auditoría social de la Economía Social y Solidaria en el estado español.

El informe ha sido elaborado por 320 entidades que responden a una treintena de cuestiones como la dimensión de la organización, su funcionamiento, su compromiso y responsabilidad laboral, la democracia interna y participación dentro de la organización, etc. A partir de estas preguntas, se ha establecido un total de 19 indicadores de medición y de seguimiento del nivel de cumplimiento de los 6 principios inspiradores de la Economía Social y Solidaria (ESS), descritos en la Carta de la Economía Solidaria.

Con este documento, las organizaciones quieren ofrecer una aproximación estatal a los niveles de sostenibilidad y responsabilidad social de las entidades de la ESS, así como comunicar al conjunto de la ciudadanía los beneficios sociales que este movimiento aporta al conjunto de la sociedad. Se pone así la atención en los elementos diferenciales de estas organizaciones, y que de potenciarse pudieran contribuir a transformaciones que nos dirigirían hacia modelos más sostenibles y responsables.

Las entidades de ESS demuestran un alto nivel de compromiso con el bienestar de las personas, el desarrollo local y el respeto del medio ambiente, promoviendo un sistema económico basado en relaciones de intercambio más justas, basadas en valores básicos como son la igualdad, la intercooperación, la equidad, la democracia y la participación en las organizaciones, o el apoyo mutuo, entre otros. Según revela la Auditoría, por ejemplo, la mitad de los empleos son indefinidos (48,5%) y existe una mayoría de mujeres en la toma de decisiones (52,4%). Por otro, hay un amplio porcentaje (88,3%) de organizaciones que intercoopera con otras que proporcionan los mismos productos o servicios, así como que dispone de medidas de mejora en la gestión medioambiental (77,9%). Finalmente un 63,2% es miembro o cliente de entidades de finanzas éticas y solidarias, lo que redunda en el principio de no lucro que caracteriza a este sector.

Con este ejercicio de transparencia, Reas RdR concluye un proceso de homogeneización y consolidación de los instrumentos de evaluación y medición de la calidad y del comportamiento ético iniciado hace más de un año, y que busca presentar resultados agregados a nivel estatal. La red es el marco estatal de impulso y coordinación de las redes territoriales y sectoriales que desde 1995 apuestan por la economía solidaria en el estado español. Aunque cada red tiene entidad jurídica propia y autonomía en su organización, todas ellas ponen en común estrategias e instrumentos colectivos para avanzar en el cambio a un modelo económico más justo. Bajo esta estructura confederal se integran más de 500 empresas o entidades presentes en prácticamente todo el territorio nacional (salvo en Asturias, Cantabria y Castila La Mancha), que representan a más de 30 mil personas voluntarias y más de 8 mil personas trabajadoras, y cuya facturación global es de 355 millones de euros.

VER GRÁFICO E INFORME DE AUDITORIA SOCIAL