Noticias de REAS Madrid

Por Vicky Hermida Jiménez

Si utilizamos compuestos tóxicos en la fabricación de cosméticos el resultado será un producto de uso diario tóxico, con todo lo que ello conlleva: tóxicos en los trabajadores, en el medio ambiente y, obviamente, en la persona que lo consume. Ecoeko ha ido desarrollando desde su origen esta premisa que le ha llevado a posicionarse dentro de la economía solidaria y que ahora celebra su “ sí se puede “ en el Mercado de San Fernando.

Ecoeko ha ido brotando a partir de la necesidad de ser consumidor consciente: comenzamos en casa haciendo nuestras propias cremas y artículos de aseo diario, cansadas de buscar en herbolarios e internet productos cosméticos realmente naturales, sin químicos. Al llegar del trabajo dedicábamos unas horas a investigar principios activos botánicos y a estudiar otras medicinas ancestrales que siguen conectadas a estos principios.

El pasado mes de octubre, REASmadrid y la correduría de seguros SERYES, proveedora del Mercado Social de Madrid, firmaron un convenio de colaboración para fomentar  la contratación de servicios de aseguramiento ético y solidario a través del proyecto CAES, y la promoción de la Economía Solidaria y los Mercados Sociales.

 CAES, es un proyecto de colaboración entre las corredurías especializadas en aseguramiento ético y solidario Arç y Seryes, para promoción de servicios de aseguramiento a empresas y entidades de la economía social y solidaria, así como a particulares y consumidores de Mercado Social.

Por Toño Hernández
Es miembro de Ecologistas en Acción y participa en el proyecto de Mercado Social
Viento Sur nº 130

Si algo caracteriza el ciclo de luchas que se abrió con la explosión del 15M, es la rigidez del régimen actual para ignorar las reivindicaciones y luchas masivas, así como la firmeza para ejecutar de forma implacable una hoja de ruta que pretende acabar con los derechos sociales, económicos y políticos.

Economistas sin Fronteras (EsF) celebró en la Universidad de Comillas el primer International Collaboration Day, con la presentación del dossier que la organización ha dedicado a la economía en colaboración, tras organizar con el Media Lab-Prado #OtraEconomíaEstáenMarcha , donde se habló de #OtrasFinanzas, #OtraFiscalidad y #OtrosModelosDeDesarrollo.

Unas 50 personas asistieron al acto de celebración en Madrid de este primer día mundial de la economía colaborativa, en el que intervinieron Carmen Valor, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ICADE); Luis Tamayo, sociólogo experto en análisis de tendencias y profesor del Instituto Europeo de Diseño (IED) y de EAE Business School, y Lucía Fernández, coordinadora del área de Economía Social y Solidaria de EsF.

Por Toño Hernández* en la Revista Galde uda/2013

La actual crisis no hace más que confirmar que el modelo económico actual es incapaz de satisfacer las necesidades de las mayorías sociales. Para mantener sus tasas de ganancia y acumulación no duda en desmontar derechos sociales y laborales, ni en expropiar los recursos colectivos y destruir territorios y ecosistemas.

Pero es importante señalar que esto ocurría también en los momentos de ciclo expansivo o crecimiento, sólo que la destrucción social quedaba oculta en la externalización de los impactos a otros países, y/o en el traslado, vía endeudamiento con créditos, a un futuro que ha llegado ya.

Durante tres días las dependencias de la sede universitaria Pablo de Olavide en Carmona rebosaron. El IV Con­greso de Economía Feminista incluyó las iniciativas feministas que se están articulando desde los movimientos sociales y otros lares. Recogemos algunas.

Fondos de Mujeres: Calala

Los fondos de mujeres son una iniciativa internacional para recaudar de forma colectiva recursos económicos y redistribuirlos entre colectivos de mujeres que trabajen por la transformación social desde una perspectiva feminista. Surgieron en los años 80, en Estados Unidos y algunos países de Europa, como una manera de apoyar iniciativas políticas y sociales feministas. En los noventa proliferaron en países latinoamericanos (México) y asiáticos (India o Nepal).

Por Consejo Rector de La Garbancita Ecológica

Con 46 millones de habitantes, 500.000 km2 de superficie y un clima favorable, tenemos un consumo agroecológico de 18 euros por habitante y año

La agricultura industrializada tiene cada día menos nutrientes por el empobrecimiento de las tierras, las semillas híbridas, las recolecciones prematuras y la distancia entre producción y consumo. Cuando la comida es un negocio, desaparecen la cultura campesina y el empleo, el campo y la ciudad se dan la espalda, se destruye la biodiversidad y la fertilidad de la tierra y aumenta la contaminación de aire, agua, tierra y alimentos, produciendo enfermedades y epidemias. 

Aunque todavía es poco conocida, Aragón tiene su propia coca-cola. Una bebida refrescante que se elabora en Zaragoza y que, entre sus ingredientes, cuenta con azúcar ecológico y agua del manantial minero - medicinal de Jaraba. Además, es un refresco apto para diabéticos y se podrá degustar este jueves en Alloza (Teruel).

La Frixen Cola es el nuevo refresco de la Comunidad aragonesa. Una bebida que ha nacido de un proyecto en el que colaboran la organización de Comercio Justo Ideas y la Cooperativa Zaragozana de Economía Solidaria El Esqueje.

El Mercado Social implementa un circuito de moneda complementaria que basa una parte de su funcionamiento en bonificaciones aplicadas a los consumidores con cada compra, y que para el proveedor supone un descuento en la venta. Es algo parecido a los programas de puntos que tienen algunas empresas grandes para fidelizar clientes y aumentar ventas, pero con el objetivo de ampliar la incidencia de la economía solidaria y desarrollar redes amplias que puedan funcionar con una “moneda” basada en criterios económicos no capitalistas. (Más Información del funcionamiento de la moneda)

Por Conchi Piñeiro

Este año he estado preguntando por aquí y por allá en el entorno cooperativo cómo han ido las vacaciones. Las vacaciones que responden a la necesidad de descanso y ocio, como algo fundamental para una vida buena o el llamado buen vivir. En forma de reflexión personal, y sin ánimo de generalizar a toda la economía solidaria, sino de provocar diálogo, me gustaría compartir algunas de las preguntas y propuestas respecto a las vacaciones que he estado encontrando este verano en proyectos de economía solidaria.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal