“Derechos pisoteados”: La industria global del calzado, a examen