Idearia 2019 - EJE 5. Comunidades Ciudadanas de Energía


Conclusiones Eje 5: Comunidades Ciudadanas de Energía: El papel de las personas y la ciudadanía en la transición energética


Actualmente la UE está legislando un concepto novedoso que permitirá a los ciudadanos participar colectivamente en la transición energética y tomar un papel activo en el uso de su energía. Aunque el concepto de Comunidad Ciudadana de Energía (CCE) es nuevo, la definición que propone el Parlamento Europeo encaja perfectamente con lo que llevan haciendo las cooperativas de consumo eléctrico durante los últimos 100 años.

A través de pequeños gestos, las personas ya estamos sentando las bases para materializar la transición energética y principalmente lo hacemos de una forma social, participativa y buscando el empoderamiento de las personas. Sin embargo, era necesario que la Administración impulsara un cambio en el mercado eléctrico de la UE y que además se regularan y priorizaran las iniciativas de energía comunitaria. Ese marco regulatorio se está perfilando en Europa en estos momentos y si todo sigue su cauce la Directiva que se apruebe permitirá que los consumidores puedan producir, vender y compartir su propia electricidad en las denominadas CCE. Con el nuevo marco regulatorio aparecerán nuevos modelos de cooperación que pueden hacer que el sistema sea más justo, eficiente y colaborativo. Si finalmente se adopta la Directiva, establecerá los objetivos que todos los países de la UE deben cumplir. Además, cada estado miembro elaborará sus propias leyes sobre cómo alcanzar esos objetivos en este caso los países deberán publicar a más tardar el 31 de diciembre de 2020 las leyes y reglamentos necesarios para dar cumplimiento a lo establecido en la directiva para las CCE.

La Posición del Parlamento Europeo aprobada en primera lectura sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad, reconoce que “las iniciativas de energía comunitaria se centran principalmente en proporcionar a sus miembros o socios energía asequible de un determinado tipo, como las energías renovables, en vez de dar prioridad a la obtención de beneficios como una empresa eléctrica tradicional.” Podrían generar, distribuir, comercializar energía, consumir, actuar como agregadores de demanda, almacenar energía y prestar servicios de eficiencia energética y de recarga para vehículos eléctricos.

Añade que: “Cuando han sido administradas con éxito, tales iniciativas han proporcionado un beneficio económico, social y medioambiental a la comunidad que va más allá de los simples beneficios derivados de la prestación de servicios energéticos.” Además señala que es una entidad jurídica que se basa en la participación voluntaria y abierta, y cuyo control efectivo lo ejercen socios o miembros que es precisamente uno de los principios cooperativos. Su objetivo principal consiste en ofrecer beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o socios o a la localidad en la que desarrolla su actividad más que generar una rentabilidad financiera y estos son precisamente los objetivos que tienen las cooperativas de consumo eléctrico.

Consideramos que la forma más eficaz de desarrollar las CCE, es mediante el cooperativismo energético debido a sus valores y trayectoria contrastada. Además esta nueva regulación constituye una gran oportunidad para el desarrollo de los valores cooperativos, sociales y solidarios, en el novedoso marco de transición ecológica que se nos viene. Aunque los estados miembros podrían asignar la figura de CCE a diferentes entidades, no convendría diluir la acción ciudadana de base en diversas fórmulas jurídicas que al final nos debilitan ante los grandes actores del sector energético. En el momento se adopte la Directiva se establecerá un marco que definirá las bases de las CCE, pero serán los estados miembros, quienes desarrollen el concepto. Lo que nos llevará a que no exista un modelo unificado a nivel europeo sino varios modelos de comunidades energéticas.

Tanto sí el marco regulatorio es totalmente favorable y restrictivo, como si no lo es, desde Unión Renovables emplazamos a las entidades de la economía solidaria, en especial, y a toda la sociedad en general a promover, facilitar y desarrollar los espacios y acciones necesarias dirigidas a construir Comunidades Ciudadanas de Energía bajo la forma jurídica de cooperativa, ya que es en el día a día donde se construyen los modelos de éxito.
 

TALLER

En este taller se crearon dos grupos de trabajo y a partir de las exposiciones anteriores se planteó la siguiente dinámica alrededor de las comunidades energéticas:

  1. Breve presentación asistentes

  2. Retos y oportunidades ¿cómo construimos una comunidad local de energía desde cero?

 

Grupo Aaron

  • Coordinación           

  • Producción y excedentes.   

  • Consumo 100% renovable (Sostenibles)   

  • Eficiencia energética       

  • Sin ánimo de lucro       

  • Valores éticos           

  • Democracia participativa (Un socio, un voto)

  • Sostenible           

  • Comunicación    (educación y formación)    (Recursos)

  • Que la actividad de la distribución esté distribuida “en manos de la ciudadanía”.

  • Financiación (Coops, Fundaciones…)

  • Estrategia conjunta y sinergias

  • Transparencia

  • Desarrollo de tecnología conjunta

  • Planificación a futuros

  • Aproveche el entorno 

  • Asesoramiento equitativo   

  • Big data.       

Grupo Juan 

  • Terreno

  • Socios

  • Usuario de proximidad

  • Producción Km0

  • Inversión con valores de economía social

  • Cooperación y colaboración

  • Sin obsolesciencia programada

  • Intereés común

  • sentimiento de comunidad

  • Igualdad

  • Licencias

  • Equipamiento 

  • Bioclimatismo y ahorro energético

  • Asesoramiento, formación y uso responsable de la energía

  • Recurso y geografía de la zona

  • Promoción y comunicación: interna y externa

  • Análisis de experiencias previas

  • Gobernanza

  • Espacio público

  • tecnología

  • Equipo multidisciplinbar

  • Municipalismo

  • Mix energético

  • Movilidad compartida

  • Contratación de trabajadores (29h)

  • Transversalidad políticas públicas

  • Elemento demostrador

 

A partir de las exposiciones de cada grupo, se realizó una puesta en común y se llegó al siguiente:

 

  1. Resumen y conclusiones

 

Grupo Aaron

  • Modelo replicable.

  • Formación y educación (eficiencia, gestión…)

  • Participación municipal.

  • SIstema del control de la demanda.

  • Red propia de distribución.

  • Conocer la legislación.

  • Balance neto.

  • Energía como un derecho.

  • 100% de fuentes renovables y del entorno.

  • Reparto justo.

  • Proyectos replicables por otras comunidades.

  • Cooperar con sectores complementarios para I+D+I.

Grupo Juan 

  • Reflexión, ¿cómo podemos acelerar la implementación de CECs de economía social? Con compromisos, un equipo multidisciplinar e información. Es necesario crear materiales y herramientas para facilitar el proceso de implementación. También hay que hacer un cambio legislativo (trabajar con ADLs). Crear una guía de creación de las CECs. 

  • Plan de acción para el primer año:

  1. Información y formación

  2. Crear una guía de CEC unido al cambio de modelo económico que sea inclusivo y con diversidad

  3. Análisis de realidades y ejemplos

  4. Generar un equipo de expertos con estructuras existentes (antes de final de año)

  5. Hacer un proyecto piloto en España

  6. Financiación pública

  • Queda pendiente el debate de si la comunidad energética debería tener ánimo de lucro o no...hay varios enfoques...reparto de beneficios o retorno de la inversión. Se puede limitar a participaciones


 

Dinamizadores del taller:

Aaron Murillo, asesor energético en aeioluz

Juan Sacri, experto comunidades energéticas