¿El problema de la RGI?